Día de las redes sociales: precauciones para adolescentes… y no tanto

desde 2010, cada 30 de junio se conmemora de forma extraoficial el Social Media Day, por impulso del sitio web de noticias tecnológicas Mashable.

¿Quién no ha escuchado hablar de Instagram, Facebook, WhatsApp…? Sin dudas el abanico de redes sociales disponibles es muy amplio y cada vez son más utilizadas para comunicarnos, informarnos, compartir opiniones, fotos, mensajes, etcétera.

Los adolescentes son los principales usuarios de las redes y es por eso que se deben tener en cuenta ciertos aspectos para usarlas de manera responsable, evitando riesgos innecesarios.

Consejos por supuesto que también aplican a los adultos, que también pasan cada vez más tiempo ante las pantallas de sus celulares e interactuando en esos espacios.

Hay que partir de la base de que las redes sociales consisten en un grupo de gente que se transforma en “amigo” y forma parte de una lista de seguidores/contactos que tienen libre acceso a lo que se comparte, y teniendo en cuenta que los adolescentes se encuentran en una etapa en la que necesitan cierta “popularidad”, es lógico que tener más “amigos” en una red social los haga sentir más importantes.

La vida social de los jóvenes de hoy en día pasa mayormente a través de una pantalla. Sin embargo, dentro de los “amigos” que un adolescente tiene en una red social, no son todos reales y conocidos; muchas veces comparten la vida personal con personas que no conocen, que no saben si su perfil es verdadero o no y ni hablar cuando se establecen conversaciones y encuentros con amigos virtuales no conocidos, sin pensar en los riesgos que esto implica.

Entre los peligros más comunes se encuentran el dar información personal a desconocidos o subir fotografías de la vida íntima que se viralizan rápidamente.

 

Estudios realizados afirman que la mayoría de los adolescentes no es consciente de los riesgos que implica el uso no responsable de Internet, entre los peligros más comunes se encuentran el dar información personal a desconocidos, subir fotografías de la vida íntima que se viralizan rápidamente, encontrarse en persona con amigos conocidos en la web, entre otros.

Por esto es importante que los padres tengan un vínculo de confianza y “amistad” con sus hijos, que puedan estar al tanto de las redes sociales que usan, de quiénes ven lo que ellos publican.

A su vez es importante saber configurar la privacidad de las redes que se utilizan, a fin de mantener las publicaciones a resguardo de cualquier desconocido con malas intenciones, evitando dar datos personales como el teléfono, la dirección, el nombre de la institución escolar a la que concurren, dirección de e-mail, lugares de trabajo y demás información que los exponga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *