Garbarino en conflicto: “Los empleados siguen sin cobrar”

Todo el personal de la sucursal Posadas consiguió trabajo con un comerciante de Alem, quien abrió una sucursal en el mismo lugar donde funcionaba la empresa nacional. El resto de los trabajadores sigue a la deriva.

Después de todo lo que pasó con las idas y vueltas en Garbarino, la situación de los empleados sigue siendo más o menos la misma, y de no ser por el contrato de medio tiempo que firmó el personal de la sucursal capitalina con un empresario de Alem, ya se encontraban en estado crítico.

“Los trabajadores están cobrando solamente un proporcional de su sueldo”, dijo el secretario adjunto del centro de empleados de comercio, Agustín Gómez consultado al respecto por FM 89.3 Santa María de las Misiones.

Los ingresos de los empleados provienen del Repro, el subsidio del Estado Nacional que se impulsó como política de auxilio a las empresas afectadas por la pandemia.

El monto oscila los 22.500 pesos por mes y “sin ningún tipo de perspectiva hacia adelante”, apuntó Gómez.

Vale decir que en las últimas audiencias que se tuvieron a nivel nacional en el Ministerio de Trabajo de la Nación con representantes de Garbarino no sólo no hubo ningún tipo de solución sino que “los trabajadores básicamente están en la misma situación”, añadió el dirigente de los empleados de comercio.

Para Gómez, el contexto de Misiones favoreció un poco a algunos trabajadores, ya que en Posadas, como se mencionó más arriba, contrató a ese grupo del personal.

“Por suerte han conseguido un nuevo empleo estas personas que habían quedado totalmente desamparadas por su empresa”.

En principio, estas personas están contratadas con un sistema de media jornada porque siguen siendo empleados de Garbarino y cobrando el subsidio.

“La verdad, el resto por lo menos a nivel nacional, no pasó algo que mejorara, al contrario y se sigue litigando a nivel Ministerio de Trabajo”, indicó Gómez.

 

Atrasos salariales

Deudas salariales, pago de aguinaldos y aportes patronales son las que la empresa sigue manteniendo con su personal, “no están cumpliendo con absolutamente nada y en la última audiencia celebrada el mes pasado, lo único que se pudo dejar sentado sobre la mesa es que no ha mejorado nada”, reiteró.

La empresa expuso en esa ocasión que “no se pudo reactivar” y solicitó otro subsidio Repro para abonar jornales.

Contrato con empresa de Alem

Juan Pablo Velona, integrante de la Cámara de Comercio de Leandro N. Alem, desembarcó esta semana en la Capital provincial con una sucursal de su cadena de electrodomésticos.

La sede del comercio es la misma donde había abierto sus puertas Garbarino y el empresario tomó a la totalidad de los empleados que estaban luchando por sus puestos de trabajo.

“El plantel que se armó era con la gente, no se tomó a otros empleados y la verdad es que tuvo que ver con que es personal que está hace muchos años en el rubro y la estaban pasando bastante mal, porque la empresa cerró sin pagar los alquileres, sueldo ni  aportes”, se explayó Velona.

“Fue una coincidencia tanto el local como que se haya tomado al mismo personal, porque primó que eran trabajadores capacitados y muy buena gente”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *